Los túneles de congelación o endurecimiento son los más eficientes y permiten la rápida
congelación del helado a bajas temperaturas: -25/-28° C.
Los productos ingresan manualmente o a través de cintas transportadoras sobre bandejas
en la entrada al túnel. Luego estas bandejas ingresan al túnel y circulan dentro del mismo
hasta alcanzar la salida, generalmente en la parte posterior. Durante este trayecto el helado es
sometido a temperaturas de –35 a –40° C generadas por un equipo de frío y por circulación
forzada de aire, que tiene la propiedad de repartir en forma uniforme el aire frío por toda la
cámara. El tiempo de endurecimiento será función del tiempo de permanencia del helado
dentro del túnel.

Estos túneles están construidos con paneles aislantes de unos 100 mm de espesor de
poliestireno o poliuretano, revestido con placas de acero inoxidable que además de protegerlo
de la corrosión es fácilmente lavable.
Con el mismo concepto todo el resto de la construcción, bandejas, guías, cadenas, etc., son
del mismo material.

Otros elementos fundamentales son:

Enfriador de aire, en general tienen dos o más, de modo de asegurar el funcionamiento
del túnel en caso de malfuncionamiento de alguno de ellos. Cada enfriador consta de los siguientes elementos:

  • Evaporador con tubos de aletas en espiral para aumentar la superficie de intercambio térmico.
  • Ventilador o forzador de aire
  • Sistema automático individual de descongelación y antibloqueo, de modo de poder descongelar una de las unidades, mientras el resto permanece en funcionamiento.
  • Panel de control de las distintas variables de funcionamiento y alarmas de seguridad.

Los túneles pueden presentar distintas configuraciones, pudiendo tener la entrada y salida
opuestas o formando un “U”, entrando y saliendo por el mismo lado, etc.

También existen distintos tipos de diseño y métodos de transporte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website