Un helado manjar cremoso que, además de refrescar el paladar, parece ofrecer el equilibrio perfecto entre dulzor y salud, es el que cada vez gana mayor terreno en la costa Caribe. Se trata del yogur helado o frozen yogurt, una preparación tan deliciosa como acorde al caluroso clima del norte de Colombia.

Pese a que ya son muchos los que se han dejado ‘endulzar’ por esta tendencia alimenticia de origen norteamericano, el comentario generalizado de que es más saludable el consumo de este tipo de helado frente al de uno convencional ha motivado a entidades globales como la Organización de Consumidores y Usuarios de España, OCU, a investigar cuáles son esas ‘densas’ verdades que se esconden tras los fríos vasos de crema láctea.

Mientras que una de las especificaciones más claras que establece la OCU ante el auge de la ingesta de yogur helado, es que este tipo de productos contiene el doble de calorías que un yogur normal, sofocar la sed, calmar los antojos y combatir el calor siguen siendo razones de peso como para que pensar en el control a la hora de consumirlo sea una prioridad.

De acuerdo con la nutricionista barranquillera Elsy Orozco, uno de los cuestionamientos que deben hacerse los consumidores antes de deleitarse con esta clase de postre, es si realmente cumple con la función primaria de un yogur.

“La misión del yogur es reconstruir la flora intestinal, pero la mayoría de estos helados contienen pocos probióticos”, comenta la experta, al tiempo que recuerda que el uso de grasas saturadas o vegetales en la elaboración de los frozen disminuyen sus propiedades nutricionales.

“La función del yogur es reconstruir la flora intestinal, pero esta clase de helados contiene pocos probióticos”. – Elsy Orozco, Nutricionista.

¿Realmente son tan saludables como parecen o su acogida será el resultado de hábiles estrategias de mercadotecnia?, al respecto los investigadores de la OCU reseñaron que con frecuencia se trata de helados con sabor a yogur, por tanto la disminución del índice calórico es mínima, ya que la base de leche entera que es usada en la producción de los mismos incrementa el nivel de grasas.

Sustancias saborizantes y edulcorantes para agilizar los procesos de congelación, son las que se emplean en la mezcla de los componentes tipo frozen, los responsables de que más de uno haya subido un par de kilos por cuenta del abuso en el consumo de yogur congelado.

Uno de los principales enemigos de esta dulce moda son los populares toppings o complementos, los cuales elevan el contenido graso. Desde chispas de chocolate, hasta gomitas, nueces y caramelos hacen parte de la amplia oferta de adiciones que enriquecen la sabrosa experiencia.

“Optar por las frutas es lo ideal para encontrar el equilibrio graso”, sugiere la dietista consultada, quien ratifica que el alimento en cuestión encaja en el precepto de que “todo en exceso es malo”, por lo que lo recomendable es controlarse sin necesidad de eliminarlo de la dieta.

Probióticos. Una de las diferencias más relevantes del yogur helado frente a otro tipo de postre lácteo es el contenido de probióticos, pues son estos microorganismos los encargados de mantener sana la flora intestinal de los humanos, ya que solo se encuentran presentes en esta modalidad derivada de la leche entera fermentada.

Guardar la proporción y tener mesura al acercarnos a la barra y agregar salsas, cremas y almíbares sin ninguna restricción es el primer paso, para que un accidente cardiovascular no toque a nuestra puerta y el corazón siga latiendo igual de fuerte.

Acerca de cada cuánto es sano ingerir un vaso de yogur helado, Orozco aclara que lo prudente es una vez por semana. Estadísticamente hablando, el porcentaje de diferencia entre un yogur natural y uno congelado es del doble, por lo que quizá lo más apropiado sea que vuelva a lo básico y utilice el refrigerador de su hogar para preparar su propia receta.

Por Éel María Angulo

Correo: eel.angulo@elheraldo.co

Via El Heraldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website